sábado, 4 de junio de 2016

Dum Pater Familias. Entre peregrinos Ultreia et Suseia y el Buen Camino.

                   
  “El Dum Pater Familias es el más antiguo canto de peregrinos y por ello el canto jacobeo por antonomasia, pues constituye el testimonio más universal de la música de peregrinación compostelana y referencia del culto jacobeo durante siglos.
 Aparece en el Códice Calixtino (ca. 1140) en un apéndice musical final, cosido al mismo tras las composiciones polifónicas, junto a otras piezas también polifónicas, pero con connotaciones que le hacen muy diferente al resto de obras del códice, denota que estamos ante una pieza anterior al propio Calixtino, vestigio de tiempos anteriores en que ya se rendía culto cantado al apóstol Santiago”. Alberto Solana    
                        
Dum pater familias,
Rex universorum,
Donaret provincias
Ius apostolorum,
Iacobus Yspanias
Lux ilustrat morum.
Cuando Dios Padre, Rey universal,
dividió las provincias terrenales entre los apóstoles
escogió Santiago para ilustrar España.
Primus ex apostolis
Martir Ierosolimis,
Iacobus egregio
Sacer est martirio.
Primero entre los apóstoles martirizado en Jerusalén,
el egregio Santiago se ha alzado, santo es su martirio.
Iacobe Gallecia
Opem rogat piam,
Glebae cuius gloria
Dat insignem viam,
Ut precum frequentia
Cantet melodiam.
Galicia buscó la ayuda pía de Santiago,
cuya gloria es señal de camino para la gente
para que sus oraciones frecuentes broten en canciones:
Herru Santiagu,
Got Santiagu,
E ultreia, e suseia,
Deus adiuva nos.
¡Oh Señor Santiago! ¡Buen Señor Santiago!
¡Eultreya! ¡Esuseya! ¡Oh Dios, protégenos!
Iacobo dat parium
Omnis mundus gratis,
Ob cuius remedium
Miles pietatis
Cunctorum presidium
Est ad vota satis.
Todo el mundo de buena voluntad
remite homenaje a Santiago,
caballero de la piedad,
a todos defiende de suerte contraria,
intercesor por las oraciones de su gente.
Primus ex apostolis….
Iacobum miraculis
Que fiunt per illum.
Arctis in periculis
Acclamet ad illum,
Quisquis solvi vinculis
Sperat propter illum.
Primus ex apostolis….
Quien espera liberarse de sus cadenas
aclama su nombre en los tiempos de peligro
por los milagros que por él se llevan a cabo.
O beate Iacobe,
Virtus nostra vere,
Nobis hostes remove
Tuos ac tuere
Ac devotos adhibe
Nos tibi placere.
Primus ex apostolis….
O bendito Santiago, nuestra verdadera fortaleza,
aleja de nosotros a los enemigos y protege tu gente,
que nosotros, tus devotos, te placen.
Iacobo propicio
Veniam speremus
Et, quas ex obsequio
Merito debemus
Patri tam eximio
Dignas laudes demus. Amen.
Primus ex apostolis….
Llevados por la esperanza de que Santiago
nos concede su perdón, y en la obediencia legítima
que le debemos, ofrecemos al Padre todopoderoso las
alabanzas dignas de él.
Dum Pater Familias -Codex Calixtinus-

  El saludo jacobeo de ultreia (o ultreya) et suseia está tomado del Codex Calixtinus. Vamos más allá y vamos más arriba era el saludo de ánimo entre peregrinos. Hoy el saludo comúnmente aceptado es buen camino.
 Herru Santiagu, Got Santiagu, E ultreia e suseia. Deus adiuva nos. ¡Oh Señor Santiago!¡Buen Señor Santiago! ¡Ultreia, suseia! ¡Oh Dios protégenos!
  ¿Qué diferencia hay entre buen camino y ultreia et suseia? Aparentemente ninguno, es una mera forma de transmitir ánimo. Pero el saludo del Codex es un encomendarse a Dios y a Santiago, y buen camino es un encomendarse a los pies. En otras palabras, una desacralización del Camino.
  Hoy  no se hacen rutas de reliquias, milagros ni curaciones. No se necesita reponerse del mal del fuego o fuego de San Antón, enfermedad que traían de Europa los peregrinos producida por un hongo que se desarrolla en el centeno, y que los cereales de Castilla y los cuidados de los antonianos en el Hospital de San Antón en Castrojeriz se encargaban de sanar. Tampoco se busca el contacto con la reliquia del santo para conseguir la salvación eterna y el perdón de los pecados.
  La devoción a las reliquias nace en Oriente pero en Occidente adquiere su máxima importancia. Las reliquias a veces se obtenían por medios irregulares como robos e intercambios fraudulentos. Tras el botín sagrado de la Cuarta Cruzada, el papado ordenó que ninguna reliquia fuera venerada sin su consentimiento Concilio IV de Letrán canon 62. Pero las reliquias no se limitaban al cuerpo del santo, sino que incluían cualquiera de sus partes o de los objetos que hubiesen estado en contacto con él.

 Lo importante es subrayar dos aspectos de las reliquias: la admiración y asombro que producían en el peregrino la visita al lugar santificado, y el poder económico asociado al lugar donde se custodiaba. “El hombre medieval parece no poner en duda la existencia de una perfecta comunicación entre el mundo celestial y terrenal que queda garantizada por toda una serie de figuras intermediarias, como son los santos”.-Ángeles García de la Borbolla-.
 Recordemos por ejemplo que al Monasterio de San Zoilo, mártir cordobés probablemente fallecido en la persecución de Diocleciano, llegan en el siglo XI a Carrión de los Condes en el Camino Francés, sus reliquias. Convertido en priorato y elegido como panteón familiar de los condes de Carrión, se hizo famoso por permitir a los peregrinos el consumo de pan y vino a discreción. Y por supuesto, el desvío por antonomasia del Camino, el de León a Oviedo para visitar las reliquias del Arca Santa.
  Hoy el camino, el buen camino, está desacralizado, pero el objetivo de salir de tu zona de confort, aventurarte y hacer el Camino de Santiago, ha de ser con independencia de tus motivaciones, un Camino de LuzEl Camino hoy como antaño es un camino de transformación, de luz interior, o no es. Y toda transformación exige un morir para renacer renovado.
  El Dum Pater Familias es el himno al peregrino, y ultreia et suseia su legado como saludo transformado en buen camino. Pese a la desacralización, el peregrino pisa huellas cargadas de sufrimiento, alegría, fe, entusiasmo, energía cósmica, renovación interior, y también camina empapándose de la Historia, el Arte y la cultura, y en cualquier caso, aprendiendo a escuchar su cuerpo y ahuyentando al lado oscuro particular.

  Ultreia et suseia o si lo prefiere, BUEN CAMINO peregrino. Y no olvide que aunque se encomiende a sus pies, el Apóstol lo acompaña. Quien deja de creer en Cristo, termina creyendo en todo cristo, y quien deja de creer en el Apóstol termina por hacer del Camino una mera caminata.



Si lo quiere imprimir o guardar en PDF

Print Friendly and PDF