martes, 20 de junio de 2017

Uti et frui. Encuentro de peregrinos ciudad de Alcañiz.



  Llevar al Camino fuera del camino, -Vid.- es el novum de los encuentros de peregrinos como el celebrado en la ciudad de Alcañiz entre el 16 y el 18 de junio de 2017.
  Recordemos que los elementos de la peregrinación son viaje, santuario y peregrino. -Vid.- Y que por parte de los monacatos surgió en la Edad Media la idea de búsqueda de perfección que siguiendo a Jean Leclercq se hacía de dos formas para cumplir la vocación: como stabilitas in peregrinatione, como peregrinación hacia el exterior entrañando un movimiento físico de traslado de un lugar a otro; o como peregrinatione in stabilitate, como peregrinación espiritual en un medio físico cerrado. En sentido metafórico, el peregrino y el caminante tras realizar la stabilitas in peregrinatione, busca en los encuentros la peregrinatione in stabilitate. En otras palabras, las emociones del camino, se transforman en sentimientos en los encuentros.
  Hoy el Camino se ha convertido en algo difuso que da cobijo a todas las sensibilidades, pero tanto para el peregrino como para el caminante, hay un uti et frui,  como distinguiera San Agustín a propósito de su concepto del amor, como un amor de uso, de cupiditas, de deseo (uti) y el amor de gozo, de caritas, de amor por lo más profundo, entrañable, divino, fraternal (frui). El placer de hacer el camino, de hacerle el amor al camino; y el gozo de compartirlo a modo de encuentro convertido en un enCUENTO contigo, es decir con todos los caminantes y peregrinos con quienes se quiere re-vivir la experiencia. Y por supuesto la recurrente referencia de San Agustín al hombre como un ser peregrino: "Nos hiciste Señor para ti, y nuestro corazón estará inquieto hasta que repose en ti", perfecta elipsis del homo viator que en sentido esotérico, gnóstico o de búsqueda, es el clímax del caminante, o en su sentido exotérico (con x), como verdad revelada, como creyente, es ganar la gloria, el reposo.
  Dejamos los conceptos, y como dice Lola Quiroga, primero cometo el error y luego ensayo, así que cometeré el error de dar un testimonio gráfico del frui del encuentro con el objeto de ensayar con toda esta introducción tan aérea.

  El III encuentro de peregrinos de Alcañiz tiene otros daguerrotipos, pero éste simboliza la complicidad, la astucia de la Idea como concepto y significado que le damos al frui de San Agustín.
  Y last but not least, hay que comenzar por agradecer a Santos Soro Val, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Alcañiz, Protección Civil y Exmo. Ayuntamiento de Alcañiz la colaboración, organización y dedicación del evento. Y a Pablo, sacerdote de Alcañiz y de esa excolegiata impresionante hoy parroquia desde el Concordato de 1851 por su punto de vista peregrino en consonancia con la que impulsara Elías Valiña en estos tiempos en los que se fomenta una pretensión de hacer del camino una mera caminata.

 Y también quiero compartir mi anécdota con Pablo, el cura de Alcañiz que nos acompañó como un peregrino más en la etapa organizada entre La Ginebrosa – Torrevelilla – La Codoñera y Torrecilla de Alcañiz. Cuando estábamos llegando al punto de avituallamiento con Santos y su mujer esperándonos con los bocadillos y el agua en un día de calor de 41 grados, y con todo el grupo muy alejado de nosotros, ralenticé mi paso, pero Pablo puso la quinta y le pregunté que por qué lo hacía, -tengo que oficiar una misa y voy con el tiempo justo- me contestó. Eso es también el camino, es decir, un salir de la rutina para posibilitar la única utopía posible del ser humano, en el encuentro con el Otro, sin miedo y sin ego.
   Les dejo este enlace de los comentarios de Facebook, que como nos enseñó Unamuno, sienten el pensamiento y piensan el sentimiento. Buen Camino.

Si lo quiere imprimir o guardar en PDF

Print Friendly and PDF